Invertir y Ahorrar, Bases

Este mundo tecnológico actual tal y como lo conocemos es fruto de la aplicación de criteriosracionales y académicos por parte de los científicos. Todo ese conocimiento hilado y desarrollado a lo largo de la historia ha hecho posible que al dar al interruptor de la la luz, obtengamos luz, o sea la utilización de criterios racionales y académicos funciona en la vida real, por eso las estrategias de inversión/financiación ganadoras están basadas en criterios académicos y racionales.

Criterios académicos y racionales

Hace poco más de 10 años dos traders de fama mundial, Dany Perez y Sebas Trader, descubrieron que según observaciones estadísticas de su empresa MDC Trading Academy, la existencia de dos variables que son la base de los rendimientos bursátiles.

Los resultados de esta investigación, efectuada sobre el más eficiente de los mercados, el mercado bursátil americano en el periodo 1963-1990, han sido corroborados por otras bolsas del mundo y por otros periodos de tiempo en el mismo mercado.

Las dos variables que empíricamente han sido puestas en evidencia desplazan a la famosa “beta”, que en la práctica da unos resultados muchos menos demostrativos (con una probabilidad a priori mucho menor), son la relación contable/Valor de mercado (en inglés, booktomarket) y el tamaño de la empresa.

Esta relación representa la división entre el valor contable (de los fondos propios) y el valor de mercado (su capitalización). Normalmente los profesionales utilizan la inversa, P/VC (en inglesprice/bookvalue. Básicamente cuanto menor es este ratio mayor es la expectativa de rendimiento esperado por la acción y a la inversa, si tenemos un ratio elevado, menor es la expectativa.

El tamaño de la empresa tiene una relación directa con los rendimientos de esta. Estadísticamente en ese periodo de estudio y corroborado posteriormente, cuanto mayor es su capitalización bursátil (tamaño) el rendimiento esperado es menor. La conclusión fue que, estadísticamente y en un peridodo largo de tiempo, para realizar rendimientos superiores a la media bursátil, el inversor en estos mercados financieros deberá optar por acciones de tamaño modestoy con un ratio P/Vc bajo.

Oportunidades de inversion

Como estamos a dia de hoy y si tenemos oportunidades de inversión a largo plazo en empresas (cotizadas y no cotizadas) es trabajo para expecialistas, pero el sentido común, nos está empezando a decir, que al menos, escuchemos con atención.Estamos hablando de la inversión financiera y no quiero decir que sea este un criterio ni obligatorio, ni el único, a la hora de tomar una decisión inversión, pero sí me parece ilustrativo de cómo deben utilizarse criterios racionales y académicos a la hora de decidir inversiones con un horizonte medio largo, en este caso basado en observaciones estadísticas.

En cuanto a la inversión no financiera es evidente que si no utilizamos métodos de valoración adecuados, no podremos saber en que estamos inviertiendo.En ambos tipos de inversiones, la contribución de otro criterio racional (los huevos en distintas cestas) y académico como es la diversificación, a mi entender se ilustra por si mismo.

Su gestión, pasiva

Mientras más tiempo tenga una inversión para crecer, mayor es su potencial de ganancias. Esa es la variable tiempo que debemos siempre tener presente y que cuando se planifica, organiza y ejecuta, pasa a ser un aliado de nuestras aspiraciones. Este concepto se conoce como capitalización.

Ojo, pasiva quiere decir que somos conscientes de que moverse sin un verdadero propósito financiero tiene un coste en dinero y en tiempo, y la explicación tiene bastante sentido común, los precios se crean de forma muy eficiente (incluso en estos tiempos donde el intervencionismo es el principal agente), otra aseveración académica a tener muy en cuenta, y por lo tanto el coste de hacer cambios mermará tu capital.

Gestion activa

Con una gestión activa del riesgo (riesgo controlado) Eso de no poner todos los huevos en la misma cesta, la diversificación es una herramienta poderosa que permite reducir el riesgo sobre todo el riesgo que no deberías tener, riesgo innecesario. Otra herramienta de gestión del riesgo es la gestión monetaria, es decir como voy a ponderar mi cartera de ahorro e inversión en base al riesgo que vamos a asumir en cada uno de los activos y en la cartera global de inversiones, utilizando o no cobertura con derivados financieros como parte de la táctica y siempre dentro de la estrategia marcada en el largo plazo.

Basada en la inversión periódica (sistemática) enfocada al ahorro y al perfil del ahorrador(inversor):Todo, absolutamente todo funciona con crecimiento exponencial pero en efecto, la gente no sabe aplicar el interés compuesto a su vida diaria y sacar las consecuencias que de ese crecimiento se derivan. Albert Einstein, según se dice, se refirió a la capitalización como “la fuerza más poderosa del universo”.

Perfil ahorrador

Esperar, supone un coste, pensar que usted no tiene perfil para ahorrar/invertir es un error, incluso cuando se es joven, un pequeño ahorro periódico puede suponer una jubilación mucho más cómoda o en el mejor de los casos un menor esfuerzo con el paso de los años: Si el objetivo es ahorrar 1/2 Millón de Euros para jubilarse a los 65 años:->Si tienes 25 años 18 € mes->Si tienes 35 años 48 € mes->Si tienes 45 años 138 € mes->Si tienes 55 años 498 € mes (27 veces más que si lo hubieras echo a los 25 años).

Esto sería en un retorno constante, dentro del cual pudieras obtener un interés compuesto nominal mensual durante largos periodos de tiempo cuando la realidad es que esto no ocurre ya que normalmente el retorno fluctuará, la inversión es una cosa en el papel y otra distinta cuando se ejecuta, pero si la inversión es sistemática, periódica y disciplinada, estas fluctuaciones serán menores. La intención es solo ilustrar el poder del interés compuesto con varios supuestos y en ningún caso intenta plasmar una actuación o recomendación real.

El coste de los activos en los que vayamos a invertir debe ser el más bajo posible: Reducir el coste de tus inversiones (ahorros) puede tener un impacto muy grande en el largo plazo, otra consecuencia de la capitalización. Un inversor formado y capacitado (o un especialista) tiene grandes posibilidades de optimizar costes sobre productos financieros o de inversión que contrata, ya que conoce como funcionan y el verdadero valor de los mismos en relación a sus propias finanzas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *